La zahúrda de diputados de Oaxaca

Las otras verdades / Eduardo Cruz Silva

La corrupción es causa directa de la pobreza de los pueblos y suele ser la razón principal de sus desgracias sociales. (Jorge González Moore)

En concordancia con el sexenio perdido que encabezó el aliancista Gabino Cué Monteagudo, que había prometido un gobierno de cambio con “paz y progreso para Oaxaca”, en los últimos tres años compartió espacios de poder con un congreso que será recordado como uno de los peores por dispendioso, ineficiente, cínico y corrupto.

No hace mucho circuló una nota en los medios de comunicación que daba cuenta de un estudio realizado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) sobre el trabajo legislativo de 32 congresos locales y para vergüenza de los oaxaqueños resulta que tenemos a los diputados más caros del país.

Según el estudio que puede consultarse en la siguiente liga: http://imco.org.mx/politica_buen_gobierno/41637/ en Oaxaca, el gasto promedio por cada levantadedos es de 14.4 millones de pesos, de acuerdo al presupuesto anual que para este 2016, fue de 605 millones de pesos y que por cierto, sufrió un incremento del 30.6 por ciento por el sacrificado esfuerzo que realizaron.

El presupuesto ejercido durante los tres años fue convertido en un botín siempre en disputa por los 42 diputados que conformaron la LXII legislatura del Estado. El agarrón por los billetes se dio hasta los últimos meses de su gestión, toda vez, que la fracción parlamentaria del PAN, desconoció a su coordinadora Natividad Díaz Jiménez y ascendieron al infumable Gerardo García Henestroza.

La investigación realizada por el IMCO informó que a pesar de ser una obligación de transparencia, no fue posible precisar los ingresos reales de los diputados de las 32 legislaturas del país. En el caso de Oaxaca y de acuerdo a la información que aparece en la página del congreso, los legisladores tienen un ingreso de 54 mil 744.

Lo que pocos saben, es que de acuerdo al sapo es la pedrada en cuanto a la entrega de otros recursos que supuestamente se utilizan para gestión social, asesorías, pago de medios de comunicación, telefonía, viáticos y gasolina, que disparan el ingreso de un legislador oaxaqueño a casi 200 mil pesos mensuales.

El reporte del IMCO señala que en el año 2015 los diputados oaxaqueños apenas realizaron 65 sesiones, número casi similar al año que concluye y que arroja como saldo un mediocre resultado. Además, solamente se trasparenta menos del 12 por ciento de sus obligaciones contables.

Como pocas veces, la sociedad oaxaqueña ha deseado tanto que el titular del ejecutivo así como el poder legislativo concluyan gestión. Ya fue demasiado el daño realizado por sus ineptidudes y omisiones, muy independientemente que dejan a una Oaxaca saqueada y con una deuda injustificable. El estigma de nefastos y cínicos nadie se los quitará.

Lady Trinquetes

Hablando de diputados, en el caso de los federales también se cuecen habas y la que tenía que levantar la mano en este sentido fue la legisladora por Huajuapan, Edith Yolanda López Velasco, a quién el presidente del San Pedro y San Pablo Teposcolula, Felipe de Jesús Morales Lara, acusa de estar involucrada en el otorgamiento y ejecución de dos obras por un monto superior a los 6 millones de pesos y que nunca se ejecutaron.

El edil de Teposcolula, inocentemente ha solicitado la intervención del diputado local priísta Alejandro Avilés Álvarez, toda vez que la violación al contrato que establecía que el arquitecto recomendado por la legisladora federal Omar Olea Méndez, debió entregar las obras en 60 días. Al munícipe se le olvida que “chinto tapa a chinto” y entre priístas eso es ley.

La empresa constructora ni siquiera inició los trabajos y el dinero tampoco fue regresado, por lo que se presume que fue uno de los acostumbrados “trinquetes” que han identificado la vida política de quien hoy ostenta el fuero federal. La columna cuenta con la información documenta.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*