¿Quién es el culpable de la pobreza de los mexicanos?¿Culpa de los rusos?

Ricardo Alberto Calleja

Hace poco, leía el artículo: “Contra la pobreza: el pueblo organizado”, escrito el 2 de octubre de 2015 por el ingeniero Omar Carreón Abud, en el que se lee: “México…es la decimocuarta economía del mundo, tiene 53.3 millones de personas que viven en la pobreza…”, situación que no ha cambiado desde hace años; ahora somos más pobres.

¿Es, acaso, que la realidad nos está diciendo que la miseria en la que vivimos no cambiará con la sustitución de una administración en el poder? ¿Podemos aceptar que cada día seamos más pobres? Responderemos más adelante.

A ocho meses de que se celebren las elecciones presidenciales en México, los medios de comunicación comienzan su estrategia para culpar a Rusia de querer interferir en los próximos comicios electorales. Por ejemplo, el 30 de octubre de 2017, el periódico El Financiero publicó una opinión del periodista Fernando García Ramírez bajo el título de “La amenaza Rusa en México (segunda llamada)” en donde dice: “No hemos terminado de entender la agresiva política rusa contra la democracia en Occidente”, lo cierto es que ni él ha empezado a entenderla, es del conocimiento de todos (menos de don Fernando) que Estados Unidos está en crisis política, económica y social por lo que en Siria busca reforzar sus intereses económicos.

Los “líderes de opinión”, como don Fernando, buscan hacerle creer a la gente que los países de occidente y EU buscan el bien del pueblo, la libertad y la democracia, ¡ni ellos mismos se lo creen! Es una vil mentira, pues en primer lugar Estados Unidos lleva destrucción a los países soberanos e independientes de cualquier interés capitalista.

Fernando García también acusa al canal de noticia Russia Today (RT) de que “opera en dos sentidos: por un lado, todas las notas sobre México son negativas y muy especialmente las que tienen que ver con el gobierno mexicano”. ¿Y qué espera o busca el colunista de El Financiero? ¿Acaso hay que esconder la realidad de nuestra sociedad? ¿acaso Rusia es culpable de las condiciones inhumanas en que vivimos? Aunque en algo sí tiene razón, cuando dice: “En México…sí estamos tomando todo esto muy a la ligera”.

Sí, en México estamos tomando muy a la ligera los exorbitantes datos sobre asesinatos, desapariciones y que va en aumento la pobreza mientras lo mexicanos recibimos un miserable salario… bueno, espero que a eso se refiera el columnista de El Financiero. Cifras actuales del Coneval, que el mismo periódico retoma (www.elfinanciero.com.mx/pages/asi-es-la-pobreza-en-mexico.html) dicen que: 55.3 millones vivimos en la pobreza. En el tema de seguridad, tenemos que, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2016 se cometieron 24 mil homicidios, y en los primeros nueve meses del año, según cifras de la Secretaría de Gobernación, se contaron hasta 18.505 homicidios —¡más de 65 al día! — ¿por qué no menciona esto Fernando García? ¿Por qué no menciona que en México asesinan a presidentes municipales progresistas, como el reciente asesinato de Manuel Hernández Pasión, quien era presidente municipal de Huitzilan de Serdán, Puebla? Segunda llamada, dijera “usted”.

La desgracia mexicana no es culpa de Rusia, que seamos uno de los países más desiguales del mundo no es culpa de Rusia Today, tampoco es culpa de Rusia la desestabilización del mundo. Actualmente, hay dos clases sociales: los explotadores y los explotados, en otras palabras, ricos y pobres. Los ricos, por una parte, cada día concentran más riqueza a costa del sudor del trabajador pobre, y, por otra parte, los que tenemos que trabajar todos los días, más de 55 millones de pobres, apenas y nos alcanza para mantener a la familia, ¿no es acaso esto una injusticia? Claro, es una vil calamidad y los pobres de México debemos cambiar esta situación.

El país no va a progresar cambiando de color cada sexenio, no hay ningún partido que de verdad represente al pueblo que pide a gritos justicia e igualdad social. Por eso, no dejemos que nos engañen partidos como Morena, quienes se presentan con rostros de sirenas pero que tienen mucha cola que les pisen.

¿Cómo cambiaremos, entonces, al México injusto, donde no se reparte equitativamente la riqueza? Debemos crear a un gigante, es decir, organizar al pueblo pobre de México para que genere una sola fuerza, que tengan un solo objetivo: cambiar el modelo económico por uno más justo y sensible para que soluciene las muchas carencias que enfrentamos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*