Vinculan a líder de la CTM de Oaxaca con presunto grupo delincuencial

Entre las 21:00 y 22:00 horas del 6 de noviembre pasado y de manera simultánea, cientos de transportistas de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) de Oaxaca bloquearon 16 puntos de la capital y municipios conurbados.

Primero con mototaxis o taxis y después con camiones materialistas o tráilers, durante 16 horas mantuvieron sitiada Oaxaca.

El objetivo de los bloqueos era exigir la liberación de Marco Antonio Sánchez Cruz, acusado del asesinato de cinco personas, en 2013.

Marco Antonio Sánchez Cruz no solo era secretario de Finanzas de la CTM y líder de los transportistas de este sindicato, las autoridades presumen que dirige un grupo de la delincuencia organizada en Oaxaca.

José Antonio Iglesias, director de la Agencia Estatal de Investigación de Oaxaca, dijo que investigan varias ejecuciones registradas en la entidad y que Sánchez Cruz “era el que encabezaba el narcomenudeo en la ciudad de Oaxaca.

Minutos después de su captura hubo un primer intento para rescatarlo. Sus escoltas utilizaron una camioneta para intentar frenar a los agentes estatales.

En el sitio se desató una balacera y ocho personas fueron detenidas, la mayoría con antecedentes penales, entre ellos Moisés Maday Mendoza, alias “El Mara”.

“‘El Mara’, independientemente de que pertenecía a su escolta, sabemos que él era uno de los líderes del narcomenudeo en la zona de la merced, aquí en la ciudad de Oaxaca”, precisó el director de la Agencia Estatal de Investigación de Oaxaca.

Durante la administración de Gabino Cué, las denuncias por delitos cometidos por Marco Antonio Sánchez se acumularon en la Procuraduría estatal, pero optaron por no proceder, entre ellas, lo ocurrido el 13 de septiembre de 2013, cuando Sánchez Cruz acudió a una junta con transportistas en un local del municipio de San Pedro Totolapan.

Al salir de la reunión fueron asesinadas cinco personas: Plutarco García Mitra, transportista de materiales; sus dos hijos: Plutarco e Irving; y dos de sus trabajadores, Héctor Santiago y Edgar Merino.

Nelba Sibaja, familiar de las personas asesinadas, dijo que “después de que ya se abrió la mina, en San José de Gracia, pues ya a eso se dedicaban ellos”. El multiasesinato dejó “bastante dolor en el pueblo”.

Desde hace cuatro años, las autoridades tenían elementos para acusar a Sánchez Cruz de estos homicidios e iniciar un proceso en su contra.

Rubén Vasconcelos, fiscal general de Oaxaca, aseguró que “las declaraciones señalaban directamente quiénes habían realizado los disparos contra los cinco fallecidos. No había ni hay en las declaraciones, lugar a dudas, de este señalamiento”.

La violencia de grupos ligados con Marco Sánchez se vive también en las calles de Oaxaca. En septiembre de 2016, se registraron balaceras entre cetemistas y miembros del Frente Popular 14 de junio, por el control de rutas de transporte; ahí murieron dos personas.

Según el fiscal general de Oaxaca, Marco Antonio Sánchez “tenía enorme control de diversas acciones que realizaban muchas personas y grupos, incluso, delincuenciales. No nada más en la capital del estado, sino en diversas regiones del estado”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*