Las Cochinadas de Margarita García García… y su negro pasado.

98

 

Si echamos la cinta de la película hacia atrás, nos ubicaremos en el mes de diciembre del año 2010, cuando Gabino Cué Monteagudo, tomó posesión como gobernador del Estado de Oaxaca.

Antes de esa fecha, el 4 de julio del mismo año, día de las elecciones, Oaxaca vivía el entusiasmo y la esperanza. Casi toda la entidad esperaba que el milagro se cumpliera: ver al PRI fuera del poder.

Poco antes de la tarde noche de aquel día, el júbilo estalló: los que votaron por Gabino, lo habían conseguido: Oaxaca tendría un gobernador no priista, y con eso, por primera vez, muchos se sintieron ciudadanos.

El festejo fue largo e intenso. La gente hablaba de un nuevo ánimo y de una nueva sensación de libertad.

Todavía no llegaba al poder Gabino Cué, y esa alegría terminó de repente a consecuencia de una declaración de la hoy candidata a diputada federal por el distrito 03, Margarita García García.

Margarita García, en ese entonces, era Secretaria General del Partido Convergencia, y futura coordinadora de la fracción parlamentaria local de ese partido. Ella le declaró a un periodista que “el dinero robado por los funcionarios públicos salientes (los de Ulises Ruiz Ortiz) no se va a investigar”. Y más adelante aseguró que “no se va a investigar porque va a ser muchísimo trabajo buscar esos hurtos (…) mejor debemos hacer borrón y cuenta nueva”.

Esta declaración afectó la alegría del pueblo oaxaqueño. La gente se quedaba callada porque no sabía qué opinar ante tan decepcionante declaración. Los sentimientos de los ciudadanos estaban encontrados.

Ésta declaración de Margarita, tal vez, ha sido la única verdad que fue ha salido de su boca.

Margarita ni ninguno de sus compañeros diputados locales electos habían tomado posición, pero los ciudadanos ya estaban hartos de ellos, pues nadie salió a desmentir a García García.

La Secretaria General del partido Convergencia, sabía perfectamente que muchos de los funcionarios que iban de salida, tenía el dinero del pueblo en sus bolsas. La gente también sabía que los que se iban dejaban una historia de pillerías, ineficiencias, y uso de nuestros recursos.

Hasta hoy nadie sabe, solo Margarita y el exgobernador Gabino, a qué acuerdos llegaron los funcionarios salientes con los entrantes.

Hay que recordar que Gabino Cué, llegó al poder por una coalición electoral llamada “Unidos por la Paz y el Progreso” conformada por los partidos PAN, PRD, Convergencia y PT. Y la más cercana a Gabino, era Margarita.

En septiembre del 2015, la exdiputada de la LVI Legislatura, en ese entonces militante del partido Morena, publicó una plana completa en el periódico Reforma, de la capital del país, para demostrar su indignación contra el Congreso local, por haber hecho una Reforma constitucional a modo, algo así como un traje a la medida en beneficio de Alejandro Murat Hinojosa: reducir el tiempo necesario de residencia en el Estado, para que un ciudadano pueda ser candidato a gobernador.

La publicación de plana completa le costó alrededor de 350 mil pesos. Cuando se le preguntó de dónde había sacado esa cantidad, dijo que fueron “amigos generosos” los que le facilitaron el dinero.

Mucha gente supuso que quien aconsejó a esta mujer para comprar el espacio en tan importante medio, fue Alberto Esteva Salinas, quien desde siempre ha protegido a Margarita. En ese entonces Esteva Salinas fungía como jefe de la oficina de la gubernatura, de Gabino Cué.

García, ha ocupado varios cargos, entre ellos, el de “asesora” del sistema penitenciario del Secretario de Seguridad Pública, Alberto Esteva Salinas. Sin embargo, cuando estuvo como subsecretaria de Prevención y Readaptación Social, no aprobó los requisitos exigidos que establece el Sistema Nacional de Seguridad Pública, pues estuvo presa en un penal, eso le invalidó como posible funcionaria.

Cuando fue diputada local, los pobladores del Municipio de Nochixtlán, la acusaron de entrometerse y desestabilizar la comunidad de San Francisco Chindua, pues pretendió remover al administrador municipal que ella misma colocó, Eleazar Torres Cruz, quien se negó a darle la cuota mensual que ella le impuso.

Ahora que Margarita anda en campaña para conseguir la diputación federal por el distrito 03, no se cansa de repetir que camina sobre los principios básicos propuestos por López Obrador: “no mentir, no robar y no traicionar”. Sin embargo, parece que ya se le olvidaron aquellos enfrentamientos que provocó entre diferentes poblaciones, y la corrupción en la que anduvo metida cuando fue diputada local. Además, con fuero, se robó mucho cemento para construir su mansión.

Y qué decir de las cajas de ahorro que ella creó en diferentes poblaciones, mismas que al desaparecer desfalcaron a miles de familias oaxaqueñas. Estas cajas de ahorro llevaban el nombre de “Renamur”. Así que si alguna persona ingresó sus recursos a estas cajas, deben de saber que quien se llevó sus ahorros, fue la hoy candidata a diputada federal, Margarita García García.

Ésta candidata ha servido a muchos amos, entre ellos al ex priísta José Antonio Estefan Garfias, al hoy candidato Benjamín Robles Montoya, mejor conocido como “Cara Sucia”; al exsecretario de seguridad pública Alberto Esteva Salinas, y a Eviel Pérez Magaña.

Margarita García García no es una persona en quien se pueda confiar. Hoy sólo te busca porque así conviene a sus intereses. Te volverá a buscar dentro de dos o tres años, cuando necesite otra vez de tu voto.

Deja un comentario